sábado, 27 de marzo de 2010


HUBO UNA VEZ UN HOMBRE...




1 comentario:

  1. No sabía que tenías este otro blog. He visto el vídeo, es toda una metáfora sobre la redención del ser humano mediante el sacrificio, en este caso establece un paralelismo con el sacrificio de Cristo.

    Te confieso que fui educada como católica, pero no soy ni siquiera creyente, aunque, eso sí, mis principios morales no difieren de aquéllos en lo que fui educada. No es necesario creer en un ente superior para creer en el bien y para desear un mundo mejor y más justo. Tampoco es necesario esperar el premio de una vida ultraterrenal como pago a nuestras buenas acciones, porque serán tanto más buenas si no esperan recompensa alguna, ya que estarán desprovistas de egoísmo.

    Y pasando a otro tema, veo que ya eres un escritor con un par de libros editados, (no como yo, que apenas me he iniciado en esto de escribir y soy mera aprendiz), un poemario y otro sobre ese pueblo, que aún no conozco, cercano a Ciudad Rodrigo, la cual sí he visitado hace años. Tengo un amigo, sacerdote burgalés, nada tiene que ver que yo sea atea para que tenga amistades religiosas, que ahora es archivero de la orden Carmelita en el Vaticano, y ha escrito ya varios libros sobre su pueblo natal, puesto que también es historiador. Creo que, aunque vuestros libros difieran en contenido y forma, puedan tener alguna concomitancia.

    Un besito, Arsenio.

    ResponderEliminar